lunes, 26 de octubre de 2015

Tortilla a la Francesa

La tortilla francesa es un clásico de las cenas rápidas de preparar. Es el típico recurso del que se echa mano cada vez que se llega tarde para cenar y se tiene poco más que un par de huevos en la nevera. A pesar de su sencillez, resulta una receta muy nutritiva. Todo el mundo ha hecho una tortilla francesa multitud de veces y, claro, cada uno tiene sus “truquillos”. No tiene mucho misterio ¿verdad? A pesar de eso, recordaremos algunos de los puntos básicos para realizar una estupenda Tortilla a la Francesa.

Tortilla a la Francesa

Para realizar una buena tortilla francesa necesitas:

huevos de calidad,
una sartén en buenas condiciones para que no se pegue
una temperatura media y continua para que el cuajado sea uniforme
agregar sal cuando está semicuajado el huevo y
un poco de habilidad para realizar la forma de bollo

En primer lugar, se baten los huevos (normalmente dos por persona) sin sal y sin que se espume en exceso. Se calienta a temperatura media una sartén antiadherente con un chorrito de Aceite de Oliva. Se vierten los huevos batidos y, con una espátula, se mueve de forma circular. También hay que mover la sartén para que el huevo batido se extienda por toda la superficie y, de esta manera, comience a cuajarse (cuanto más extendida, mejor). En ese momento, cuando el huevo ya ha empezado a cuajarse, se pone a punto de sal.

A continuación, se voltea la mitad de la tortilla sobre sí misma y, poco a poco, con ayuda de una espátula de madera o con una espumadera, se le va dando forma. Una vez enrollada sobre sí misma, ya se habrá dado forma de rollo y se terminará de cuajar de manera uniforme dando las vueltas a la tortilla las veces que sean necesarias, hasta que quede cuajada según el gusto.

Y cuando se tienen más ingredientes en la nevera y un poco de tiempo (y ganas) para cocinar, las tortillas francesas se pueden rellenar. El relleno o guarnición se agrega cuando la tortilla está semicuajada y antes de envolverla sobre sí misma. Así, cuando se le dé forma de rollito, la guarnición queda en el interior, encerrada en la figura ovalada de la tortilla francesa.

Las guarniciones que no necesitan cocinado se agregan sin más, troceadas en el interior. Si, en cambio, se quiere añadir otro tipo de ingredientes como vegetales, setas o mariscos (que necesiten un cocinado previo), se hará en primer lugar la guarnición, se escurrirá para que no tenga exceso de jugos (que harían difícil el cuajado de la tortilla francesa) y luego se agregará antes de envolver sobre sí misma la tortilla.

Buscando, buscando hemos encontrado cinco guarniciones deliciosas y muy fáciles de incorporar y que explicaremos e ilustraremos en próximos artículos: tortilla francesa rellena de jamón y queso; de atún, de setas y calabacín, con gambas y espárragos y de bacalao y pimiento verde.

O puedes echarle un vistazo a otras tortillas en este blog: tortilla de calabacín, de espinacas, de queso con aroma de cebollino, de bacalao y cebolleta...

¡ Buen provecho !

"Mas información clientes@aceitedeolivaorito.com"

No hay comentarios:

Publicar un comentario