lunes, 1 de diciembre de 2014

Receta Tradicional de Cocido Andaluz

El Cocido Andaluz se hace prácticamente igual que un Cocido Madrileño (quizá el más conocido), la diferencia está en añadirle en el momento exacto una judías verdes o vainas como se las conocen en algunos lugares de nuestra geografía española..

Los ingredientes básicos para 4 personas son:
*Las cantidades son orientativas, si algo que nos guste más... pues eso

1 / 4 de Garbanzos Castellanos, Pedrosillano, Fuentesauco etc..
Media pechuga de Pollo o Gallina
350 grs de Morcillo de Ternera
1 Zanahoria
1 Patata
1 / 4 Judías Verdes
1 Hueso o Punta de Jamón
1 Hueso de Caña o Rodilla de Vaca (cuando vayamos a servir el cocido lo retiramos)
1 / 4 Tocino (si lo ponemos ibérico el caldo estará más sabroso)
1 Chorizo
1 Morcilla

La Preparación del Cocido comienza el día anterior, comprando los ingredientes y, sobre todo, acordándonos antes de acostarnos de poner los garbanzos en agua tibia. Si la punta o hueso del Jamón esta bien seca también podemos ponerla a remojo e irá soltando la sal que a veces se les sube cuando están muy curadas.


Elegimos una olla lo suficientemente grande para que entren bien los ingredientes y ponemos al fuego, con bastante agua, introducimos los huesos, la carne y el tocino. Pasados unos 10 o 15 minutos de cocción, aparecerá en la superficie una espuma que recogeremos con la espumadera. Una vez terminada esta operación, quitaremos el agua de remojo a los garbanzos y los introduciremos en la olla tal cual. Si lo prefieres, puedes ponerlos dentro de una red y colocarlos dentro de la olla. Pondremos a cocer todo a fuego lento y, cuando lleve algo más de una hora cociéndose, añadimos las verduras: judías verdes o vainas, zanahorias, las patatas peladas y el chorizo y la morcilla (si prefieres que el chorizo no deje mucho pimentón lo puedes cocer aparte y ponerlo en la olla en los 10 últimos minutos), probamos punto de sal y sazonamos a nuestro gusto.

Controlaremos la cocción una vez que hayamos añadido los nuevos ingredientes; tener en cuenta que al introducirlos la cocción baja, por lo que deberemos aumentar el fuego, por eso debemos estar atentos para que una vez la cocción se recupere, no sea demasiado rápida y dañe la piel del garbanzo. Pasadas las dos horas de cocción será cuando empezaremos a notar que los garbanzos empiezan a estar tiernos y la verdura cocida. Es mejor que quede toco un poco “al dente”, pero para gustos los colores; cuando creas que están en el punto que a ti te gustan, apártalo del fuego.

Lo garbanzos los serviremos en plato hondo con el caldo. Las verduras, la pringá (ternera, pollo, tocino, chorizo, morcilla) se pone aparte por si quieres comer algo con pan y si no, si te queda sitio en el plato, pon un trocito de cada que entre cuchara y cuchara: está muy rico.

Si os gusta comer antes una sopa calentita, puedes apartar caldo y ponerle unos fideos y tomar de primero sopa. Si sirves los garbanzos después secos, va a estar igual de bueno.

Si te sobra caldo o si quieres aprovecharte de la ocasiona con la carne de pollo y poco de jamón y chorizo podrás hacer unas estupendas croquetas.

"Mas información clientes@aceitedeolivaorito.com"

No hay comentarios:

Publicar un comentario