martes, 9 de julio de 2013

Es la principal conclusión del estudio español Predimed en el que ha colaborado activamente un grupo de investigación del Distrito Sanitario y que ha sido publicado en ‘The New England Journal of Medicine’


La Dieta Mediterránea, suplementada con Aceite de Oliva Virgen Extra o frutos secos (nueces, avellanas y almendras), permite reducir hasta en un 30% el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores (infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular) en pacientes de alto riesgo cardiovascular. Ésta es la principal conclusión del estudio español Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) que ha sido publicado en la revista médica de mayor impacto internacional ‘The New England Journal of Medicine’.

Este estudio, en el que han participado de forma voluntaria 7.447 pacientes de toda España sin enfermedad cardiovascular conocida, es el mayor ensayo clínico aleatorio realizado hasta ahora en nuestro país y uno de los estudios nutricionales más importantes llevados a cabo en el mundo. Ha supuesto diez años de trabajo de 19 grupos de investigación de Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Navarra, País Vasco y Valencia, coordinados por Ramón Estruch del Hospital Clínico de Barcelona.

El estudio Predimed se inició en 2003 y los resultados principales del mismo se han publicado diez años después en una revista de prestigio del New England Journal of Medicine. El objetivo primario del estudio era averiguar si la Dieta Mediterránea suplementada con Aceite de Oliva Virgen Extra o con frutos secos superaba a la dieta bajas en grasas a la hora de evitar complicaciones cardiovasculares mayores (infarto de miocardio, ictus o muerte por estas causas) en pacientes de entre 55 y 80 años con una alta probabilidad de desarrollar este tipo de enfermedades, pero que aún no las habían padecido.



En definitiva, se trataba de valorar la capacidad de este modelo de alimentación para prevenir que las personas con algún factor de riesgo cardiovascular llegaran a desarrollar enfermedades como el infarto de miocardio, el ictus o a morir por alguna de ellas. Para dar respuesta a esta incógnita se diseñó un gran ensayo clínico de intervención dietética, en el que los pacientes que aceptaban participar se asignaban al azar a uno de los tres grupos de tratamiento: Dieta Mediterránea más Aceite de Oliva Virgen Extra, Dieta Mediterránea más frutos secos y dieta baja en todo tipo de grasas.

En el estudio, se incluyeron un total de 7.447 personas asintomáticas con alto riesgo cardiovascular procedentes de 7 comunidades autónomas (Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Navarra, País Vasco y Valencia), las cuales recibían asesoramiento dietético, individual y grupal, cada 3 meses.

Las recomendaciones sobre dieta mediterránea se centraban fundamentalmente en conseguir un alto consumo de frutas, legumbres, vegetales, cereales, frutos secos y Aceite de Oliva Virgen Extra; un consumo moderado de pescado, lácteos y vino (opcional) y una baja ingesta de refrescos, pasteles, bollería industrial y carnes rojas.

Tras 5 años de seguimiento, se observó que aquellos participantes que habían realizado unaDieta Mediterránea, suplementada con Aceite de Oliva Virgen Extra o con frutos secos, tuvieron un 30% menos de complicaciones cardiovasculares mayores (infarto de miocardio, ictus o muerte cardiovascular) que aquellos que siguieron una dieta baja en grasas. El riesgo de ictus se redujo un 33%, el de infarto un 20% y el de muerte de origen cardiovascular un 31%.

Los hábitos dietéticos son determinantes del estado de salud de los individuos y de las poblaciones. Las enfermedades del aparato circulatorio son la principal causa de muerte en los países occidentales. Las naciones del sur de Europa, entre ellas España, presentan una incidencia de este tipo de enfermedades mucho menor que las del norte de Europa o los Estados Unidos. Estas diferencias se han atribuido en gran parte al patrón de dieta seguido en los llamados países mediterráneos, la denominada Dieta Mediterránea, la nuestra.

La importancia y trascendencia de la Dieta Mediterránea es algo reconocido en todo el mundo por multitud de instituciones y organismos; así, la UNESCO le concedió en 2010 la categoría de ‘Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad’.


Fuente: Junta de Andalucía. Consejería de Igualdad y Bienestar Social

"Mas información clientes@aceitedeolivaorito.com"

1 comentario:

  1. Hola! Hoy en día la dieta mediterránea es una de las dietas más populares, tanto por su valor nutricional como por sus altas cualidades gastronómicas. Su alto contenido en ácidos grasos insaturados, vitamina E, antioxidantes naturales y otros nutrientes hacen ciencia médica considera como una de las más saludables.

    Además, hay muchos estudios que demuestran los beneficios de la dieta mediterránea sobre el control del peso, la prevención del cáncer de mama, la prevención del cáncer de piel, los accidentes cerebro-vasculares, los ataques cardíacos, la anemia, la hiperuricemia y la gota, la demencia, la enfermedad de Alzheimer, los sofocos en la menopausia, entre otras enfermedades. La dieta mediterránea, además de ser variada y la ingesta nutricional equilibrada; más que una dieta, se dice que es una forma de vida, que para generar un efecto positivo debe ser combinada con ejercicio moderado diariamente.

    Los invito a conocer más sobre los beneficios de la dieta mediterránea visitando: http://www.photorecipestepbystep.com/es
    Saludos!

    ResponderEliminar